Cómo afecta la ansiedad a nuestra salud emocional

El que estamos en un mundo lleno de estrés es algo que es incontestable. El cumplir en plazos y formas aquello que afrontamos diariamente, ya sea en nuestro ámbito laboral como personal y social, nos genera ansiedad.

Desde AMEPRE lo que intentamos es proponer que adquieras unos hábitos de vida saludables que eviten que esa ansiedad te pueda afectar o que, en caso de que la empieces a sufrir, seas capaz de identificarla para poner premio de forma inmediata.

Ansiedad, que podemos unirla a situaciones que te generan una excesiva preocupación, son acompañadas de situaciones estresantes que podemos encontrarnos a lo largo del día a día.

Pueden deberse a situaciones puntuales como el comienzo en un trabajo o tener que realizar una presentación en público. La incertidumbre de lo que nos puede ocurrir nos genera esa ansiedad y es un momento en el que es realmente complicado percibir que la estamos sufriendo ya que, en ocasiones, la consideramos como algo unido a esas situaciones o nuestro entorno personal nos indica que es algo normal o habitual. Pero, realmente, estamos sufriendo de ansiedad.

El identificar que la estamos sufriendo y aprender a gestionarla es muy importante, ya que podemos dar la vuelta a la situación y convertirla en una fortaleza para nosotros que nos puede permitir estar más atento a todo y prestar más atención a lo que nos rodea. Es decir, aprender a manejar la ansiedad nos puede ayudar a mantenernos en estado de alerta, a ser más eficientes y eficaces en nuestro trabajo, más productivos.

Pero, aunque gestiona la ansiedad de forma correcta puede reportarnos beneficios, cuando no se consigue, es excesiva o surge sin motivo, es cuando realmente produce efectos negativos en nuestra salud mental y que pueden derivar también en nuestra salud física.

¿Qué nos puede indicar que la ansiedad nos afecta negativamente a nuestra salud mental?

  • Reacciones excesivas y extremas ante circunstancias que tenemos que afrontar.
  • Tener sensación excesiva de miedo ante alguna situación.
  • No poder controlas nuestras reacciones ante algo que nos pueda generar frustración.
  • Sentir pánico, miedo, excesivo nerviosismo en actividades cotidianas como incluso el salir a la calle o el estar en un entorno de personas.

Cualquiera de estos indicadores, de aparecer, nos dejan bien claro que la ansiedad nos afecta de forma negativa a nuestra salud mental. En cuanto aparezcan hay que acometerlos sin demora para que la situación no llega a ser problemática y más grave.

Aprender a identificar y a gestionar la ansiedad es algo necesario cada vez en un entorno social como en el que nos encontramos, donde estamos permanentemente rodeados de potenciales situaciones ‘angustiantes’.

Compartir publicación con amigos

Buscar publicación
Categorías relacionadas
Últimas publicaciones